¿Te amas?

Vale arriesgarse en preguntas potenciadoras tales como ¿En realidad te amas? O por el contrario, ¿Lo has dejado de hacer o quizás nunca te has amado?    Enumeremos algunas de las formas cuando sucede lo contrario al título de este artículo.